Los cócteles más afrutados para esta primavera

La primavera es una estación que invita a consumir una bebida refrescante y afrutada para combatir los estragos del calor. El buen tiempo se establece paulatinamente y dentro de poco los días de bochorno serán palpables, por lo que conviene estar preparados. Los buenos cócteles se sirven fríos, en vasos fabricados para ello y con una cantidad de hielo considerable para mantener su correcta temperatura, pero si a todo esto añadimos ciertos ingredientes que contribuyan a aromatizarlos, como las frutas, obtendremos una mezcla atractiva y sugerente. Por eso, entre todas estas recomendaciones destacamos también algunas que se elaboran fácilmente con vodka, perfectas para probar con la gama de sabores que te ofrece Beremot.

Cape Codder

Una opción interesante para los adictos a la lima. Hecha con jugo de arándanos, vodka (Beremot Neutro o Lima) y este famoso cítrico, el Cape Codder de chipotle (tipo de chile pequeño) se postula como una mezcla refrigerante y una bebida bastante sabrosa para consumir en cualquiera de las cuatro estaciones. Solo hay que remojar un chipotle seco en jugo de arándanos para crear una infusión que, con un toquecito picante, estará listo para servirlo con hielo y un chorrito de jugo de lima.

Otro cóctel parecido por su preparación es el Lemon Drop, que tiene una versión dulce elaborada a base de vodka, almíbar de limón y jugo de naranja. Irresistible en reuniones y encuentros.

Lima

Sangría

Aunque no se considera cóctel, debido a que su elaboración no se produce en una coctelera (se prepara en una jarra) y porque se suele servir en vasos, no podemos ignorar esta mezcla española tan famosa. Ideal para el verano, la sangría se consume en las zonas orientales y sureñas, aunque también se empieza a tomar en primavera. Sin ninguna duda es perfecta para los días calurosos y ayuda a paliar sus efectos. Tanto si estás en una barbacoa o en una comida familiar al aire libre, una jarra de este combinado de vino tinto y un toque de destilado como el vodka amenizará y hará más agradables esos momentos. Solo basta con añadir una rodaja de naranja, manzana verde picada y endulzar con canela.

Sangría

Clery y borgoña

Si, por otro lado, sientes verdadera pasión por el sabor del ponche, no puedes dejar pasar esta versión chilena que lleva vino blanco y frutas veraniegas. El clery se convierte en un trago apetecible que refresca y aromatiza si se prepara adecuadamente.

Ingredientes: vino blanco, 2 duraznos, 2 tazas de frutillas y azúcar.

Preparación: Pica los duraznos y las frutillas en pedazos pequeños y ponlos en un recipiente y espolvorea azúcar. Llena una jarra con el vino y agrega frutillas. Revuelve y deja que repose en el refrigerador.

Otra bebida que guarda similitud con la sangría y que es típica de Chile es el borgoña. Un enlace entre tinto y frutilla en trozos, a veces con un poco de almíbar y otras frutas maceradas en azúcar. Se trata de una alternativa fresca y deliciosa para disfrutar en cualquier momento del año.

Rose Martini

El Rose Martini es una bebida glamurosa para la que solo necesitarás zumo de limón y de naranja, azúcar, vodka (Beremot Naranja), agua de rosas y pétalos de la flor. Batir con energía en una coctelera con el azúcar hasta que este se disuelva y, entonces, añadir el resto de ingredientes hasta que se mezclen. Ya solo queda verterlo en una copa de Martini congelada y adornar con los pétalos. Un sabor apacible y que no dejará indiferente a nadie.

NARANJA

Daiquiri

No podía faltar para esta primavera otra consumición estrella. Un trago frutal que se hace fácilmente con un poco de ron, unas gotas de limón y azúcar. Llevar esos ingredientes a una licuadora con hielo picado y añadir la fruta que más te guste para mejorar su sabor. El daiquiri tiene sus orígenes en Santiago de Cuba, por lo que se suele preparar con ron cubano.

daiquiri

Mojito

También de Cuba. El mojito, en cambio, mezcla ron blanco y menta o hierba buena, junto con limón y agua soda. Cuentan que, a finales del XVI, un corsario preparó la primera versión conocida de una bebida que llevaba aguardiente, un ron crudo que, si bien mitigaba los efectos del escorbuto, no era de calidad. Hubo que esperar hasta la década de 1860 para dar con esta versión más refinada y añejada. Estamos ante una bebida fresca que se acompaña de frutas, como el mango o la frambuesa, y que combina muy bien con el sabor a menta.

Mojito

¿Te han gustado estas recomendaciones? No olvides enviarnos una imagen con tu cóctel Beremot y, si te atreves, añade un nuevo ingrediente y ayúdanos a mejorar cada día un poco más. Síguenos en Twitter, Facebook e Instagram y no te pierdas ninguna novedad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *