‘Flairtending’: una coctelería acrobática

La coctelería también puede convertirse en espectáculo. El flairtending, comúnmente conocido como flair, es una modalidad que combina el trabajo habitual del barman con el estilo acrobático, una rama muy extendida en Estados Unidos, aunque abriéndose hueco cada vez más en países como España o Italia.

cockteles-7358-min

Desde Beremot, que contamos con una plantilla selecta de bartenders profesionales, dedicamos este espacio a analizar esta práctica tan peculiar que poco a poco se va introduciendo en muchos clubes de ocio y restaurantes.

El flair es un estilo de trabajo con más de 150 años de recorrido. Se considera al americano Jerry Thomas como el primer flair bartender, cuando en 1890 comenzó a recorrer América y Europa con un show compuesto por un espectáculo de fuego en el que servía whisky en llamas entre dos copas. Thomas mostraba creatividad y talento mientras preparaba bebidas, y consiguió proyectar la imagen del barman como profesional creativo.

Sin embargo, este tipo de flair es más bien antiguo, nada que ver con el moderno, que nace en los años 70 cuando los bares incorporan a su plantilla no solo camareros, también magos y acróbatas que comienzan a emplear los utensilios ligados a la coctelería para hacer malabares, con los que se buscan nuevas formas de sorprender al público.

A Thomas también se le debe el haber creado el primer libro sobre cócteles en Estados Unidos (How to Mix Drinks), un compendio de recetas y creaciones propias que establecieron los principios para formular bebidas mezcladas de todas las categorías.

Lo cierto es que esta actividad se ha convertido en un privilegio, reportando grandes ingresos a la industria hostelera y por supuesto a los flair bartenders, ya que es una práctica que capta la atención de los clientes y resulta atractiva para la vista a la hora de elaborar cualquier perfect serve, como un Sunset Hot, Natural Sunrise o Strawberry Kiss de Beremot.

Modalidades: working flair y exhibition flair

Dentro de este arte excelso se identifican dos modalidades fundamentales. Por un lado, el working flair, caracterizado por ser rápido y ágil, donde se utilizan movimientos realistas que pueden ser ejecutados sin ralentizar el servicio al cliente. Una actuación mucho más directa que incluye vasos, una o dos botellas, cocteleras y frutas, realizándose siempre durante el proceso de elaboración de un perfect serve.

cockteles-7436-min

Por otro, el flair exhibition, que se emplea a modo de espectáculo y entretenimiento en bares o en competiciones, donde se incorporan movimientos coreografiados y tiene una duración más amplia que el anterior. Por la complejidad del mismo, requiere una preparación especial, por lo que tampoco suele ser muy común verlo en bares convencionales. Esta modalidad incluye trucos en los que se lanzan y se juega con hasta cinco botellas.

En este sentido, la coctelería se ha convertido en un show que cuenta también con competiciones en las que se dan cita los mejores bartenders del mundo. Desde los Campeonatos Internacionales de Working Flair, en Indonesia; hasta los de Australia; el Open de Extreme Flair, en Singapur, y el Campeonato del Mundo de Flair, en Londres, los torneos son un buen escenario para dar rienda suelta a la creatividad y aprender nuevos y complicados trucos con los que sorprender. Estilo, entretenimiento y humor son los requisitos indispensables para garantizar el éxito en un espectáculo de este tipo.

cockteles-7980-min

Si te ha parecido interesante este artículo sobre el flair en la coctelería, no dejes de estar informado sobre el sector a través de nuestras redes sociales de TwitterFacebook e Instagram.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *