El vodka como bebida literaria y cinematográfica

La popularización del vodka se debe en gran medida a sus apariciones en el cine o la literatura. De hecho, el cine es un gran escaparate para marcar tendencias y dotar de fama ciertos productos.

Es muy famosa la aparición del ‘Vodkatini’, más conocido como el ‘Dry Martini’, en las películas de James Bond, quien lo pedía después de añadir la famosa frase: “Un vodka Martini agitado, pero no revuelto”. Esa bebida se convertiría en una seña de identidad del agente secreto hasta que en la novela de ‘Casino Royale, y posteriormente en la película de 1953, el actor se decidiera por un combinado nunca antes mencionado.

beremot_vodka_clickandrec-6503

Beremot vodka en la presentación de sus cinco variedades en Marbella

El cóctel ‘Vesper’ merecería a partir de entonces una mención especial. El mismo protagonista dejó constancia de la receta: “tres medidas de Gordon´s, una de vodka y media de Kina Lillet”. Posteriormente, Daniel Craig repetiría la receta haciendo suya una combinación que poco después el público se animaría a probar.

El vodka también ha tenido otras apariciones en pantalla como, por ejemplo, ‘Sexo en Nueva York’, que puso de moda el cóctel Cosmopolitan, vinculándolo a la alta sociedad neoyorquina. De ámbito más nacional, encontramos una película española de mediados de los años sesenta denominada ‘Wisky y Vodka’, donde coinciden las hijas de dos embajadores de las máximas ponencias:  Estado Unidos y Rusia.

Bloody Mary, o cóctel para la resaca, posee una fama internacional desde su elaboración a principio del siglo XX. Su nombre hace referencia histórica al apodo de María Tudor, reina de Inglaterra durante cinco años (1553-1558). Fue famosa por mandar a la hoguera a todo protestante que se cruzase por su camino. Su elaboración con vodka, zumo de tomate, sal, pimienta negra y tabasco hace de su fama una bebida clave para combatir la resaca.

Por lo general, la relación entre esta bebida y la literatura ha sido más compleja, sobre todo, porque ha estado más vinculada a los autores, que a sus obras. El vodka aparece en multitud de ejemplares rusos, por tratarse de la bebida tradicional del país. Entre los grandes nombres de la literatura, autores como Dostoyevski o Silvia Plath han sido férreos seguidores del vodka.

beremot_vodka_clickandrec-6601

Siente el rugido de Beremot

De hecho, ambos han escrito sobre el vodka, por ejemplo, la poeta estadounidense, Silvia Plath, recogía en sus versos: “(El vodka) no sabía a nada, pero bajaba directamente hasta mi estómago como la espada de un tragasables y me hacía sentir poderosa y semejante a un dios”.

También se usa en la gastronomía rusa para cocinar o en algunas recetas, bien como aderezo o acompañamiento. A pesar de los múltiples usos que se le ha dado a esta bebida, el vodka nunca ha dejado de estar de moda. Por eso, Beremot ha llegado para quedarse y sorprender con sus cinco variedades: Fresa, Lima, Naranja, Café o Neutro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *