Cuatro utensilios para preparar tu cóctel con Beremot

Muchos son los criterios que debemos tener en cuenta a la hora de elaborar cócteles. La calidad de los productos que vamos a utilizar, la bebida que elegiremos como protagonista de nuestro combinado, los acompañamientos – ya sean frutales o botánicos – y, cómo no, el jugo o refresco que se le añadirá a nuestra copa y que le dará el toque que queremos conseguir: cítrico, dulce, tropical, exótico, etc.

Además, como ya hemos hablado en otras ocasiones, hay que saber elegir tanto el hielo como el tipo de vaso en el que serviremos el mix. Estos factores son vitales, ya que modificarán la sensación y la experiencia final. Por otro lado, para ser verdaderos expertos en mixología y sorprender a nuestros amigos e invitados, hay que esforzarse en conocer algunos de los elementos que utilizan los profesionales de la coctelería. Por ello es importante tenerlos a mano para que el resultado final sea perfecto.

Coctelera: Este es uno de los utensilios más utilizados detrás de la barra. Su origen, tal y como lo conocemos, data del siglo XIX, época en la que se fabricaba siguiendo diferentes patrones de diseño. De esta manera, podíamos encontrar cocteleras con forma de pingüinos, zepelines o aviones, entre otros. Su uso se popularizó en los bares y locales de aquellos tiempos, donde fue adquiriendo un gran protagonismo, asociándose a los contextos más sofisticados. Para los bármanes que trabajaban en estos establecimientos era imprescindible saber utilizar la coctelera (también llamada ‘shaker’). Gracias a ella conseguían que los combinados más solicitados fueran servidos en perfectas condiciones.

Podemos encontrar diferentes tipos de cocteleras, diferenciadas por su material, tamaño o forma. Su capacidad estándar ronda los 600 ml y suelen estar fabricadas con acero inoxidable. Se trata de un recipiente formado por dos cubiletes que, al juntarse, conforman una sola pieza y cuyo objetivo principal es que los ingredientes queden bien homogeneizados y el sabor sea un compendio de todos, unidos al frío del hielo que también añadiremos durante el proceso.

A la hora de utilizarla es importante comprobar que haya quedado cerrada herméticamente, impidiendo que el contenido se escape. Se recomienda usar las dos manos para sujetarla por cada extremo y agitar hasta que el cóctel quede bien mezclado. Realizaremos el movimiento durante unos 10 segundos, dependiendo de la mezcla que hayamos introducido y del resultado que queramos obtener. Para finalizar, verteremos el resultado, el cual atravesará el filtro de la coctelera, evitando que cualquier elemento sólido se deposite en la copa.

cockteles-7987

Vaso medidor o jigger: Todos hemos visto alguna vez este utensilio que se utiliza para que las cantidades de alcohol sean exactamente las necesarias. No obstante también es utilizado con otros jugos y líquidos añadidos al cóctel que estemos elaborando. Se trata de un pequeño recipiente de metal (normalmente de acero), formado por dos conos desiguales, uno en cada lado y en cuya parte interior encontraremos las marcas que nos indican hasta donde debemos llenarlo para ajustarnos a la receta. Una de las cavidades suele tener la capacidad de entre 30 y 60 ml. y la otra (inferior) oscila entre 30 y 15 ml. Una de las características más interesantes de esta herramienta es que los expertos en coctelería saben manejarla con tan solo dos dedos de la mano con la que trabajan. De esta forma, llenarán el medidor por uno u otro lado, dependiendo, como decíamos, de las cantidades que sean necesarias.

cockteles_Perfect-8346

Gusanillo para cócteles o colador: A todos nos gusta que nuestro cóctel sea ligero, tenga mucho sabor y no encontrar elementos indeseados como trozos de fruta, semillas o el hielo que hemos insertado previamente en el ‘shaker’. Para ello es muy importante tener siempre cerca el gusanillo para cócteles (o ‘strainer’), un colador circular fabricado con acero inoxidable, que lleva adherida una espirar alrededor de su borde, lo que refuerza la función de filtro y mejora la calidad de nuestra elaboración. Además, la flexibilidad del muelle conseguirá que el gusanillo quede perfectamente ligado a la embocadura de la coctelera a la hora de colar el contenido de la misma.

cockteles-7971

Cuchara trenzada:

Se trata de uno de los elementos más utilizados por los profesionales de la coctelería. Tiene diferentes funciones, entre ellas la de remover las distintas mezclas que se llevan a cabo durante la elaboración de los combinados. Además, nos ayudará a la hora de medir las cantidades, por ejemplo, de azúcar o de las pequeñas semillas que añadiremos a nuestra elaboración. Pero probablemente el cometido más importante que tiene es el de cuidar que la burbuja de las bebidas gaseosas o carbonatadas no se rompan al caer en la copa. A la hora de utilizar este utensilio, los expertos recomiendan apoyarlo sobre los cubitos de hielo para que mantenga la estabilidad y la bebida con gas caiga muy lentamente, consiguiendo este objetivo.

Podemos encontrar chucharas trenzadas de diferentes modelos, precios y formas. Desde las más simples que complementan al vaso mezclador y que normalmente forman parte del mismo pack, hasta modelos más avanzados que cuentan con un tridente al final de uno de sus extremos, con el fin de coger y servir las pequeñas piezas de frutas que completarán los cócteles. También las hay con el extremo plano, lo que se utiliza para preparar los cócteles en diferentes capas o prensar hierbas aromáticas o frutas incluidas en la copa. Por otro lado, el largo de esta herramienta de coctelería oscila entre los 27 y 35 cm y su precio no suele superar los 20€.

 

¿Conoces otras herramientas para elaborar cócteles? ¿Sueles utilizarla en casa? ¡Cuéntanoslo a través de nuestras redes sociales: TwitterFacebook e Instagram y no te pierdas ninguna novedad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *