IMG_2123-01

‘Flairtending’: una coctelería acrobática

La coctelería también puede convertirse en espectáculo. El flairtending, comúnmente conocido como flair, es una modalidad que combina el trabajo habitual del barman con el estilo acrobático, una rama muy extendida en Estados Unidos, aunque abriéndose hueco cada vez más en países como España o Italia.

cockteles-7358-min

Desde Beremot, que contamos con una plantilla selecta de bartenders profesionales, dedicamos este espacio a analizar esta práctica tan peculiar que poco a poco se va introduciendo en muchos clubes de ocio y restaurantes.

El flair es un estilo de trabajo con más de 150 años de recorrido. Se considera al americano Jerry Thomas como el primer flair bartender, cuando en 1890 comenzó a recorrer América y Europa con un show compuesto por un espectáculo de fuego en el que servía whisky en llamas entre dos copas. Thomas mostraba creatividad y talento mientras preparaba bebidas, y consiguió proyectar la imagen del barman como profesional creativo.

Sin embargo, este tipo de flair es más bien antiguo, nada que ver con el moderno, que nace en los años 70 cuando los bares incorporan a su plantilla no solo camareros, también magos y acróbatas que comienzan a emplear los utensilios ligados a la coctelería para hacer malabares, con los que se buscan nuevas formas de sorprender al público.

A Thomas también se le debe el haber creado el primer libro sobre cócteles en Estados Unidos (How to Mix Drinks), un compendio de recetas y creaciones propias que establecieron los principios para formular bebidas mezcladas de todas las categorías.

Lo cierto es que esta actividad se ha convertido en un privilegio, reportando grandes ingresos a la industria hostelera y por supuesto a los flair bartenders, ya que es una práctica que capta la atención de los clientes y resulta atractiva para la vista a la hora de elaborar cualquier perfect serve, como un Sunset Hot, Natural Sunrise o Strawberry Kiss de Beremot.

Modalidades: working flair y exhibition flair

Dentro de este arte excelso se identifican dos modalidades fundamentales. Por un lado, el working flair, caracterizado por ser rápido y ágil, donde se utilizan movimientos realistas que pueden ser ejecutados sin ralentizar el servicio al cliente. Una actuación mucho más directa que incluye vasos, una o dos botellas, cocteleras y frutas, realizándose siempre durante el proceso de elaboración de un perfect serve.

cockteles-7436-min

Por otro, el flair exhibition, que se emplea a modo de espectáculo y entretenimiento en bares o en competiciones, donde se incorporan movimientos coreografiados y tiene una duración más amplia que el anterior. Por la complejidad del mismo, requiere una preparación especial, por lo que tampoco suele ser muy común verlo en bares convencionales. Esta modalidad incluye trucos en los que se lanzan y se juega con hasta cinco botellas.

En este sentido, la coctelería se ha convertido en un show que cuenta también con competiciones en las que se dan cita los mejores bartenders del mundo. Desde los Campeonatos Internacionales de Working Flair, en Indonesia; hasta los de Australia; el Open de Extreme Flair, en Singapur, y el Campeonato del Mundo de Flair, en Londres, los torneos son un buen escenario para dar rienda suelta a la creatividad y aprender nuevos y complicados trucos con los que sorprender. Estilo, entretenimiento y humor son los requisitos indispensables para garantizar el éxito en un espectáculo de este tipo.

cockteles-7980-min

Si te ha parecido interesante este artículo sobre el flair en la coctelería, no dejes de estar informado sobre el sector a través de nuestras redes sociales de TwitterFacebook e Instagram.

 

bartender portada

Cómo ser un bartender profesional y no perecer en el intento

bartender sevilla

La gastronomía y el sector de las bebidas espirituosas han experimentado una evolución notable en la última década. Ambas áreas se han reinventado adoptando múltiples maneras y recetas, apostando cada vez más por resultados novedosos y arriesgados. La alta cocina, así como la mixología, que es el caso que nos ocupa, buscan ofrecer un producto que sorprenda y satisfaga a los asiduos en este terreno tan provisto de posibilidades.

En Beremot nos vamos a centrar en la descripción del bartender profesional, la persona que trabaja detrás de la barra de un bar para elaborar bebidas —algunas inimaginables— y servírselas a los clientes. Una labor no muy reconocida de momento, pero que necesita cualidades basadas en la creatividad y la agilidad, además de la profesionalidad, característica sine qua non que reúne cada barman de la plantilla.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no se trata de un camarero al uso. Aunque se puede confundir la labor, el bartender no solo debe saber elaborar cada propuesta, lo que exige una memoria prodigiosa a la hora de recordar cada ingrediente, sino servirlo a todo tipo de personas.

La regla de oro es empatizar y agradar al cliente. Una sonrisa antes de atenderle será un buen comienzo. Cualquier gesto importa, como colocar una servilleta o posavasos en frente de él, demostrando de esta forma atención por tu parte para ofrecerle de paso la oportunidad de pedirte un gin-tonic, un vodka o cualquier otra bebida. Esta habilidad para agradar a las personas se puso de manifiesto en el II Congreso Nacional de Ocio Nocturno, que se celebró en Valencia el pasado mes de abril, gracias a un stand propio que contó con nuestros bartenders profesionales.

Contar con una inmensa paciencia puede ser una de tus mayores virtudes, esto es, la habilidad para aguantar conversaciones, incluso cuando te topas con personas que han estirado la noche más de la cuenta. Un buen profesional sabe el momento en que hay que poner fin a una charla, dar consejos o advertir de las consecuencias de seguir bebiendo, buscándole al cliente un medio de transporte acorde a sus posibilidades para que llegue con total seguridad a casa.

¡Bendita memoria!

vodka bartender

Otro requisito indispensable. Para ser especialista en mezclar bebidas con otros ingredientes y generar un resultado satisfactorio, tienes que conseguir almacenar en tu cabeza cada uno de los componentes de un buen perfect serve. Memorizar un gran listado de recetas te convertirán en la envidia de otros competidores y lograrás la admiración de cualquiera. Así te libras también de consultar una chuleta, un gesto mal visto por los clientes, ya que genera desconfianza, aparte de la espera. Demuestra lo que vales y evita los nervios. Maneja con soltura la coctelera y todos los utensilios, ya que son las herramientas indispensables para alcanzar el éxito en este tipo de trabajo, como quedó demostrado en el Salón de Gourmets, donde Beremot participó para exhibir su experiencia en el sector del vodka.

Esto nos lleva a otra cualidad indispensable, el conocimiento del menú de bebidas del local o bar en el que trabajas. No serán pocos los que te pedirán consejo o algún trago recomendable, por lo que es importante reconocer cada uno de los perfect serve que puedes dispensar y advertir del stock. Craso error si afirmas a la ligera y tras preguntar tienes que desdecirte porque el encargado confirma que no quedan existencias.

Por último, el conocimiento de determinadas herramientas y utensilios te facilitará mucho el trabajo. Utilizar un sacacorchos para abrir una botella de vino o un abridor de manera rápida y eficiente no solo dará una buena imagen de cara al público, también agilizará mucho las cosas.

Escuelas y certificados

barman andalucia sevilla

Después de estas nociones básicas te preguntas, ¿cómo convertirme en un bartender de categoría? Cualquiera puede iniciarse en el mundo de la coctelería. Sin embargo, si quieres que te contraten, habrá que contar con una certificación. Esta se consigue en una escuela de coctelería, en un curso online o a través de las clases que ofrecen algunos restaurantes, es decir, cursos exprés que un establecimiento pone a disposición de la futura plantilla para enseñarle los mecanismos internos de trabajo. En cambio, las escuelas ofrecen clases para grupos con objeto de alcanzar experiencia práctica. Los estudiantes trabajan con un instructor del cual pueden aprender muchas habilidades.

Una vez obtengas todo lo necesario para desempeñar esta profesión, no temas a la hora de probar cosas nuevas. Un buen comienzo puede pasar por trabajar como asistente de bartender, donde aprenderás a manejarte con los instrumentos fundamentales para tu trabajo y cogerás soltura mientras acompañas y te fijas en grandes profesionales de la coctelería.

¿Estás preparado para convertirte en un gran bartender? No olvides informarte de nuestros vodkas y de la actualidad en nuestras redes sociales de TwitterFacebook e Instagram.