flameado

Cinco formas de beber vodka que quizá desconocías

El vodka es una de las bebidas destiladas más conocidas y presentes en la mayoría de bares, establecimientos y restaurantes del mundo. En Beremot sabemos que no hay nada mejor que disfrutar de una copa de una de nuestras variedades para vivir un momento único. Sin embargo, y a pesar de la popularidad de los combinados y cócteles elaborados con este destilado, queremos compartir cinco formas diferentes, entre la tradición y la modernidad, de beber vodka. ¡Comenzamos!

Caliente y con vino

¿Vodka caliente? La primera impresión puede ser extraña. Sin embargo, el ‘glögg’ es una bebida sueca que lleva años instaurada como protagonista de la Navidad. La receta casera contempla vino, vodka y una cantidad de especias que se dejan macerar y se calientan para animar al cuerpo en los fríos inviernos. El consumo de ‘glögg’ se ha extendido a lo largo de los países escandinavos. ¿Te gustaría probarlo con alguna de nuestras variedades?

Entre ‘zakuski’

Los zakuski son los aperitivos rusos por excelencia. En la gastronomía de este país no falta una ración variada de este tentempié para abrir el apetito ante un buen banquete. El papel del vodka es esencial, ya que marca el descanso entre los entremeses. Entre la ingesta de elaboraciones con encurtidos, embutidos y verduras, se han de tomar ‘shots’ o tragos de vodka muy frío, sin saborearlo, para acentuar el sabor de la comida.

zakuski

En una mesa tradicional rusa, los ‘zakuski’ son plato obligado

Casi congelado

Solo hay una forma tradicional de consumir vodka, y es hacerlo en chupitos muy fríos. Para ello, es muy importante prestar atención tanto a la forma de enfriar la bebida como al vaso en que se vierte. La botella se ha de guardar entera en el congelador, al menos dos horas antes de abrirla. Su temperatura ha de oscilar entre los 5ºC y 7 ºC. En cuanto al vaso, debe ser una pequeña copa también refrigerada previamente. Nunca se ha de mezclar el vodka con otras bebidas y sobre todo: queda prohibido usar hielo.

Strawberry Citric

¿Y tú, prefieres un cóctel de Beremot con o sin hielo?

Botellas vacías bajo la mesa

Un brindis ruso es toda una ceremonia, pero hay una costumbre muy característica: las botellas vacías se han de colocar debajo de la mesa. Esto se hace para evitar la mala suerte y dar una imagen de pobreza. Además, se considera de mala educación iniciar la toma antes que el resto de invitados y no debe sobrar ni una gota de líquido. Una leyenda rusa cuenta que al mirar a los ojos a alguien mientras bebe un trago de vodka se puede llegar a ver su alma.

Flameado

Aunque es todo lo contrario a lo que dicta la tradición, una bebida flameada es una forma espectacular de presentar un chupito. Las bebidas destiladas se suelen flamear para, además del espectáculo visual que supone en la coctelería moderna, quemar el exceso de alcohol y que el calor acentúe su sabor. Uno de los flameados con vodka más famosos es el ‘Flaming Russian’, compuesto por dos tercios de esta bebida. ¡Impactante!

flameado

Así es un vodka flameado… ¿Te atreves a prepararlo?

¿Y tú, qué otras formas curiosas de beber vodka conoces? ¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram)!

beremot_vodka_clickandrec_C2-1223

Los vodkas Beremot participan en la Feria Alimentaria & Horexpo en Lisboa (Portugal)

67bf2304-dbf3-41ee-8f92-75f71689b1df

Azafatas de Beremot en el stand de la marca de vodkas durante la Feria Alimentaria Horexpo

Los pasados 4, 5 y 6 de mayo, Beremot estuvo presente en la prestigiosa Feria Alimentaria & Horexpo celebrada en Lisboa. Se trata de uno de los eventos internacionales más importantes en el ámbito de la alimentación, bebidas, hostelería y tecnología para la industria alimentaria, donde se han dado cita más de 25.000 profesionales y visitantes en el Centro de Exposiciones y Congresos de Lisboa, con más de 800 expositores diferentes y la presencia de más de medio centenar de empresas españolas.

0d3731d3-4310-46ca-9184-5f26dcea0e8a

Visitantes al stand de Beremot

Las azafatas de la marca, ataviadas con un uniforme que recordaba a la indumentaria de aquellos exploradores que realizaron sus inmersiones en la selva asiática para encontrar al último “behemot”, invitaban a los asistentes a la feria a visitar el vistoso stand de Beremot, decorado con elementos de madera y vegetación y botellas vacías a modo de lámparas, que iluminaban la escena y ofrecía a los invitados un ambiente muy ‘selvático’, al igual que el espíritu de la marca de vodka elaborado en el Viso del Alcor.

30eedd0a-4087-45f4-87f4-1f95b564e249

Uno de los cócteles elaborados por los bartenders con Beremot Café

Sin duda alguna, la presencia de la amplia gama de vodkas de sabores en Portugal fue un rotundo éxito. En este sentido, los bartenders desplazados hacia la capital lisboeta no dejaron de trabajar durante el evento, sirviendo más de 2.000 minicócteles en los tres días que duró la exposición, superando ampliamente las expectativas iniciales teniendo en cuenta que, tradicionalmente, los consumidores portugueses suelen optar por otro tipo de bebidas. Allí, los más atrevidos pudieron degustar deliciosas propuestas de cócteles elaboradas con los vodkas de sabor neutro, fresa, naranja, lima o café. Una colorida paleta de colores que sorprendió a los miles de asistentes que visitaron el espacio habilitado para Beremot en este evento tan internacional.

a3188e5d-a38e-43be-a2da-12a904868fcb

Los bartenders de Beremot desplazados hasta Lisboa

Gracias a esta primera incursión en el mercado luso, desde la marca se espera que la fuerza y la intensidad de los vodkas Beremot lleguen paulatinamente a diferentes puntos dentro del país vecino, comenzando así una expansión por todo el territorio europeo y mundial.